-- Color

7 junio 2013
7 junio 2013

Color

AUTHOR: // CATEGORY: Blog 1 Comment

El Color, siempre fue una de mis herramientas favoritas en el diseño. Cuando de publicidad se trata; emociones, actitudes, fuerza, mensaje pueden ser reforzados gracias al color. Podemos lograr que un producto sea inmediatamente reconocido sólo mediante el color que identifica a su logo. En la moda sabemos a que diseñador pertenece la colección de una pasarella sólo con ver el color que predomina en sus prendas.

Cuando iniciamos el maravilloso proceso de crear, tanto en publicidad como en moda, establecemos primero nuestro punto de partida y luego uno de los elementos más importantes a definir será el color.

Este elemento ayudará a reforzar una idea, un sentimiento, una sensación; de ahí que cuando realizamos avisos para jóvenes los colores son vibrantes, llenos de energía, si queremos comunicar frescura nos inclinamos por las diferentes gamas de verde o azul, el enamoramiento es rosa o melón, la alegría es un arcoiris, la toma de conciencia es gris, neutra, las sensaciones de temor son oscuras, la sensualidad es roja y negra…de ahí su importancia en aplicarlo de manera adecuada y precisa para lograr el efecto que deseamos; para canalizar el mensaje, para lograr una reacción.

El estudio y la aplicación del color debe ser una materia indispensable para quien estudia diseño. Aprender a combinar los colores, experimentar con ellos, mezclarlos con nuestras propias manos es una de las mejores maneras de identificarnos con él. No basta usar sólo la paleta de colores que viene adherida a un programa, es más importante que aprendamos manualmente todas las variaciones y todas las gamas de tonalidades que podemos lograr. Al realizar este fácil pero importante ejercicio no sólo estaremos entrenando nuestra mente, si no también nuestros ojos, herramientas indispensables si uno quiere sacar el máximo provecho a una pieza gráfica o a una colección completa que incluya muchas prendas y varios elementos de tendencia.

No debemos caer en el error de definir los colores de un arte al final, como si fuera un elemento que no necesita análisis, como si sólo fuera un complemento sin importancia. Aprendamos a valorar el poder de los colores para comunicar, reforzar, transmitir, mejorar, permanecer, impresionar, sensibilizar, conmover y llegar de manera directa a nuestro consumidor final.



--   Comments 1

-- Leave a comment

Your email address will not be published. Website Field Is Optional